Planeta Azul (Intro)

“Este planeta en el que vivimos, este lugar donde crecemos, donde soñamos, donde despertamos cada día con la expectativa de qué sucederá hoy, donde una decisión pude cambiar tu vida, donde un momento, puede significar la diferencia entre la felicidad y la tristeza, donde una persona puede significar un nuevo tiempo en nuestra historia personal, donde cada uno de nosotros se fortalece de lo que le afecta.

Este planeta azul, dónde vivimos sin saber para qué, donde buscamos sin saber qué, donde esperamos sentados pudiendo hacer algo, donde algo que nos niega un acto nos detiene, un lugar donde coexistimos todos, donde buscamos respuestas a nuestra vida debajo del fondo del mar, donde caminamos.

Este maravilloso planeta índigo que gira y gira eternamente alrededor de la gran estrella; aquí hemos encontrado amigos, compañeros, amores y desamores, todo sucede por algo, todo sucede porque todos tenemos un lugar al que pertenecemos y que debemos encontrar.

Cuando hayamos lo que buscamos, nuestro lugar, el amor, ése es nuestro tesoro, nuestro lugar, sólo nosotros entendemos el verdadero valor de ello, a veces el amor puede tener un sabor amargo y veloz, o uno muy dulce y duradero; pero el amor, los sentimientos viven en nosotros, fluyen hacia nuestra persona que buscamos y que encontramos; en este lugar maravilloso nos vemos rodeados de todas las personas, podemos ser solitarios entre ellos, pero nunca estamos realmente solos.

Siempre queremos tener dinero, pero nunca buscamos primero el amor, la verdadera riqueza, que te dará una sonrisa a diario, una sonrisa que viene de tu corazón, no de tu bolsillo; siempre este maravilloso lugar tiene lo que necesitamos, lo que queremos, está en nosotros, y es nuestro deber cuidarlo, este lugar gira y da vueltas al igual que la vida, y no sabemos dónde podríamos estar mañana.

La llamada del futuro toca nuestras puertas cada mañana, y nada debe dejarnos atados a la cama en un día brillante como el que tenemos por enfrentar, un día lleno de sueños, de vida, de alegría, y de retos, retos que enfrentaremos, retos que pueden ser duros, pero dejan una enseñanza y ponen un ladrillo en la fortaleza de nuestra alma.

Cada sueño que nace en nosotros espera florecer y no morir al llegar la adultez, lo que hemos soñado debe vivir siempre con nosotros, debe ser uno con nosotros, pues los sueños, son el alimento del alma, el alimento de ser diferente, el alimento de nuestra felicidad.

Esos amores que conocimos en nuestro planeta azul, todos traen una enseñanza, todos nos ayudan, por muy buenos o malos que hayan sido, todos son una baldos en nuestro camino de baldosas amarillas; cuando conseguimos a una persona y somos felices con ellos, entendemos que la verdadera felicidad es estar feliz de estar con alguien, así sea con uno mismo.

Mientras esperas que pase el tren por tu estación dejas perder las estrellas que brillan en el cielo del planeta azul, dejas de ver todas tus oportunidades pequeñas esperando la grande, dejas la experiencia del vivir por ser grande rápido, y olvidas que para ser alguien grandioso, debiste ser insignificante primero.

Todo esto suena como una carta a algún desesperado enviada por alguien que no ha vivido mal, sé que nunca la vida es fácil, se va complicando o tiene sus altos y bajos, pero en los momentos más bajos, siempre hay un momento alto, no hay luz sin oscuridad, siempre el mañana está contratado por el hoy, pero siempre amanece gratis, el mañana nunca tiene precio, los sueños y las aspiraciones nunca cobran por existir, y el ser alguien, es algo que todos podemos hacer, y una sonrisa, nunca cuesta dinero, nunca tiene valor, es algo que se siente.

Siempre hay algo por lo qué vivir, ya sea por un sueño, un amigo, un familiar, o un amor, siempre hay algo por lo qué vivir, hay algo que nos empuja y nos levanta cada día que nos dice que podemos ser alguien, que podemos hacer todo lo que nos propongamos, que siempre podemos sonreír hoy, que el día de ayer, no define nuestro mañana, y que cada tristeza, se lava con amor.

Todos tenemos un camino, todos tenemos una visión, todos tenemos algo que queremos hacer, y no debemos dejar que nadie nos detenga, ni siquiera nosotros mismos, todos somos capaces, todos podemos, si no nos dejamos vencer por un día malo, si no nos dejamos vencer por una piedra en nuestro camino.

Este planeta azul, lleno de vidas, de personas que aman, de personas que viven, que lloran, que sienten; todos vivimos aquí, y todos estamos conectados por nuestros corazones, todos somos distintos, todos amamos de la misma manera, todos lloramos de la misma manera.

Cuando la vida nos pone un reto es porque sabe que podemos superarlo, algo puede ser inmortal, pero no invencible, nada es imposible, todo lo podemos lograr si trabajamos y de verdad queremos lograrlo, siempre tenemos la mirada al frente, no hacia atrás, no sirve de nada ver el pasado oscuro, te pierdes del brillante futuro.

Esta carta la escribo para el que quiera vivir, para el que sienta que su futuro es algo distinto que la generalidad; esta carta, muy inocente, muy ingenua, es a la vez llena de verdades, llena de verdades que sólo pocos podrán entender, llena de un mensaje especial, escrita en este planeta azul.”

–       El Autor

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s