Esfera

Ondas de estridentes sonidos quiebran mi paciencia, quiebran mi creatividad, deseo escribir, cada cosa me detiene, todo me detiene, mis chacras se rebelan contra mí, mis sentimientos se revelan contra mi corazón, las razones se pierden y el tiempo se derrite, tú desapareces en la incierta niebla de mi pantalla, en la niebla que envuelve mi alcoba.

Deseo tanto, tantos deseos deseo, tantos sueños sueño, tantos ruidos me abruman, esto es imposible, esto es un sueño, los libros se abalanzan sobre mí, sus hojas me confunden y me ahogo en un mar de letras, letras que hacen palabras que hacen oraciones, que a su vez hacen párrafos, que a su vez hacen historias.

Me envuelve un halo de letras que me separa de la realidad, ¿O es que la realidad de mí se separa? No comprendo, me bloqueo, mi escritura se detiene, rompo la hoja y vuelvo a comenzar, descubro que el pensamiento que acabo de desechar es algo bueno, me arrepiento, me desbloqueo, me envuelvo, me pierdo.

Llegas tú con tu sonrisa, llegas tú con tu cariño para mí, mi mente se enreda en hilos de manuscritos en mí, me complico en una historia de amor, en una historia que me hace soñar cada día, en una historia, tuya y mía, en una historia encantadoramente encantadora.

Siempre que me enredo o me confundo entre decisiones decididamente indecisas llegas para salvarme, siempre me quitas ese nudo en la garganta de mis manos que me impide hablar en letras escritas.

Cuando no estás la soledad me abraza, al tenerte cerca de alguna manera siempre me contentas, me haces ser yo mismo, haces que mi mente arda con creatividad, haces que la hoguera de la imaginación sea encendida por un fuego de palabras en un orden desordenado, todas las palabras son hermosas, depende del escritor usarlas hermosamente.

Mi mente juega malabares con palabras y me hace muecas risueñas mientras yo bailo por una historia, lo que daría por una, mi corazón late desesperadamente, mis nervios flaquean, no sé qué escribir, pierdo mi tiempo frente a una hoja en blanco, la hoja se marchita.

Pero siempre llegas tú a convencerme de que todo tiene y merece su historia, y que esa historia florece cuando los sentimientos son motivados, cuando los sonidos se hacen melodiosos y transmiten latidos a mi imaginación.

Me coloco lo que nos comunica en mi cabeza, una esfera de inspiración me envuelve y en ella nada me detiene, nada me dice que no escriba, nada puede; junto a ti, nada me detiene, nada derrite mi tiempo, nada ahorca mis manos y extrae de ellas las palabras que deben escribir; junto a ti, todo es escrito, todo es arte.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s